El LIDO de París


Hoy nos gustaría enseñaros el origen de uno de los mayores espectáculos del mundo actualmente: El LIDO de París.

El Lido es uno de los mejores espectáculos de París y del mundo entero y, aprovechando su última renovación, os contamos el origen del mismo.

LIDO-escenario

Presentación actual de el Lido de París.

El primer Lido se remonta al período de entreguerras, concretamente al año 1928, cuando, en el sótano del antiguo palacete del señor Dufayel se creó una playa artificial.

El señor Dufayel fue uno de los creadores de los Grandes Almacenes y, con las ganancias de los mismos, se construyó un fastuoso palacete en los Campos Elíseos de París. A la muerte de éste, sus herederos no supieron qué hacer con el edificio, puesto que la manutención del mismo suponía un gasto excesivo y optaron por venderlo a un ruso nacionalizado francés, Leonardo Rosenthal, quien demolió el palacete y lo sustituyó por una galería comercial llamada “Les Arcades de Champs-Elysées”.
Los bajos de estas nuevas galerías se convirtieron en el «Lido, la playa de París», nombre inventado por un tal señor Chaux. La gente iba allí a pasarlo bien, los niños se divertían en esa piscina de 33 m de largo por 9 m de ancho. Pero al terminar las funciones nocturnas de los teatros, hacia medianoche, era cuando el establecimiento se animaba de verdad: casino, animación musical en el agua, góndola como en Venecia…

LIDO Piscinas

La piscina de El Lido, origen del espectáculo.

Un periódico de la época escribía lo siguiente: “Lido: homenaje a la ciudad del ensueño, del lujo, de la encantadora playa veraniega, de las fiestas nunca igualadas. Lido: tibieza, languidez, amor. Lido: oro de sol, oro de carnes, oro del arte. Lido: Venecia, Italia…Pero para evocarlo en París, han tenido que sustraerlo a la luz, a la niebla, al frío: encerrarlo en un sótano mágico, acudir al auxilio de mosaicos, mármoles, pinturas, telas y torrentes de luz Un lujo nunca visto. No se sabe si admirar o experimentar disgusto.”

El declive llegó en 1933. La crisis mundial, la guerra que se avecinaba, la falta de novedad, fueron factores que hicieron que en 1933 el lugar entrara en quiebra.
Justo en el año en que Europa iba a comenzar a romperse, 1936, el famoso Léon Volterra llegó a su rescate y transformó de arriba abajo todo el espacio. Se acabó la piscina y la playa, ¡era el momento de dejar paso a un templo, a columnas y al espectáculo!

De 1946 a nuestros días

Después de la guerra, Léon Volterra cedió el arrendamiento del Lido a dos hermanos: Joseph et Louis Clérico. Dos hermanos de origen italiano que decidieron cambiar de vida y dejar a un lado el negocio de la construcción.
En seguida, empezaron importantes obras y lo convirtieron en el templo de la revista del gran espectáculo. A partir del 20 de junio de 1946, el escenario radiaba con la belleza, ya legendaria, de las bailarinas (BlueBell Girls), el brillo de los vestidos y la elegancia de los números. Contrataron Pierre-Louis Guérin, famoso por su imaginación desbordante, y le dieron carta blanca. El cabaré fue propulsado a la cima de la fama.

Joseph y Louis Clérico

Joseph y Louis Clérico. Los verdaderos creadores del espectáculo de El Lido

El primer espectáculo estaba formado por tan sólo 12 bailarines: 8 mujeres y 4 hombres pero eso no importó para que ya fueron muy aclamados.

Reconocidas en todo el mundo, siempre acogidas con entusiasmo, las revistas del Lido fueron celebradas por la crítica. Algunos llegarían incluso a proclamar que «los extranjeros y los franceses de paso por París visitan antes la Torre Eiffel y el Lido, donde tienen la seguridad de ver un espectáculo de prestigio, único en el mundo». El Lido había entrado definitivamente en la leyenda.

Una leyenda viva que se reinventaba. En 1977, el Lido se adueñó de las paredes del antiguo Normandie, en el número 116 de la avenida des Champs-Elysées. Admirablemente diseñado y revestido por los arquitectos Peynet, Bartoccini y Veccia, el establecimiento se convirtió en el cabaré más grande y más lujoso de Europa, por no decir del mundo.

En el Lido, la embriaguez de la sala lleva a las proezas. A la proeza humana, pero también a la proeza tecnológica. Cuando el suelo se hunde y transforma la pista de baile en escenario del espectáculo, un millar de espectadores se siente transportado. Y cuando sucesivamente aparecen la pista de hielo, la piscina y las increíbles pantallas de agua, el Lido se enciende hasta sus más profundas entrañas. Toda una maquinaria, técnicos con un saber hacer tan prodigioso como el talento de los artistas convierten el Lido en el centro de espectáculo más sensacional.

LIDO-Acrobatas

El impresionante número de los Acróbatas

 

En 2015, el Lido renovó su espectáculo por última vez. Desde entonces, nos presenta “París Merveilles”, bajo la dirección de Franco Dragone, autor de los primeros 10 espectáculos del Cirque du Soleil, consigue cautivar desde el primer momento con sus BlueBell Grils y Lido Boys o con Manon, su cantante, que con su voz de “mezzosoprano” consigue hacernos creer que somos parte de la escena. Por primera vez, el espectáculo incluye el famoso baile del Can-Can así como el “Apache”, que da origen a los cabarets parisinos.

LIDO-Manon

Manon, la cantante principal que te deslumbrará.

Las BlueBell Girls

Las BlueBell es como se conoce a las famosas bailarinas del Lido. El nombre tiene su origen en Miss BlueBell, cuyo nombre real era Margaret Kelly pero era conocida como Miss BlueBell por el color de sus ojos.

LIDO-Bluebell-Girls

Las 8 primeras BlueBell Girls con Margaret Kelly, su fundadora, en el centro.

De origen Irlandés, fue la creadora del famoso cuerpo de baile de las BlueBell Girls. Bailarina del Folies Bergéres, fundó su propia compañía de baile con tan sólo 22 años y con ella, llegó a los camerinos del Lido. Fue allí donde el talento de sus “criaturas de piernas interminables” deslumbraría para siempre a los parisinos.

Las BlueBell Grils encarnan a la parisina por excelencia, con su imagen sensual y sofisticada. De las primeras 8 chicas, son ahora más de 40 las que pasean por los distintos decorados haciendo honor de su belleza, elegancia y glamour que las caracteriza para ofrecerle un espectáculo seductor inimitable.

LIDO-Apache

Uno de los numerosos bailes con las actuales bailarinas. Sensualidad y magia parisinas unidas en el cabaret.

Cada una de ellas, junto con los Lido Boys, son seleccionados por el director de danza, según estrictos criterios: técnicas de danza, cualidades artísticas, personalidad y armonía del físico. Una BlueBell Girl no puede medir menos de 1,75 cms y un Lido Boy no puede ser más bajo de los 1,83 cms.

Europatours tiene muchos tours que pasan por París para que puedas disfrutar de este maravilloso espectáculo.

Pincha en cualquiera de ellos y comienza a descubrirlos.

Madrid---Paris-2      Puerto de Marken      Florencia.

        MADRID – PARIS                       PARÍS – PAÍSES BAJOS                 EUROPA PARA TODOS (París-Roma)

8 días desde    550,00 €                    8 días desde       667,00 €                     11 días desde        1047,00 €