Los británicos NO conducen por el “otro lado”.


¡ Cuántas veces hemos dicho eso de “es que los ingleses conducen por la izquierda, por el otro lado”!. Pues bien, es verdad que si conducen por la izquierda pero no sólo los ingleses sino todos los británicos y los países de influencia histórica británica, como Australia, Sudáfrica e India por ejemplo, también lo hacen. Lo que no es verdad es que sean ellos los que los hacen “por el otro lado”, sino nosotros. ¿Cómo?, diréis muchos. Ahí va la respuesta.

La conducción por carretera, como todo en la vida, tiene un origen y una evolución. En este caso, el origen de los automóviles fueron los carros de caballos. Pensemos en ello, cuando el transporte de mercancías se realizaba con carruajes tirados por caballos, había que realizar varias funciones que requerían de ambas manos: sujetar
las riendas, usar la fusta o látigo y, en caso de necesidad, usar la espada o cualquier otro arma para defendernos. Vamos por partes.

LAS RIENDAS: en la mano izquierda. ¿Por qué?. Porque debían de situarse lo mas centradas posibles para que, en caso de ser un solo caballo, no tuviésemos que rectificarle constantemente puesto que si las riendas tienden a un lado, ya sea lado derecho o izquierdo, el caballo tenderá a irse hacia ese lado. Si eran dos o más caballos, con mas motivo, las riendas tenias que “tirar” a todos por igual. Otro motivo de estar en el centro es que, si las situábamos a un lado, al subir al carruaje para sentarnos, las propias riendas nos lo impedirían o al menos, estorbarían. Así que las riendas iban colocadas en el centro. Si las riendas van en centro y hay que manejarlas con la izquierda, nosotros tendremos que sentarnos en el lado derecho. Llegados a este punto alguien se preguntará por qué no podemos dejarlas en el centro y sentarnos en el lado izquierdo y la respuesta la tenemos en el siguiente elemento que usábamos: la espada.

LA ESPADA: la mayoría de la población es diestra y la espada la solía usar con la mano derecha, que estaba enfundada en el lado izquierdo. Hagamos un ejercicio de imaginación y pensemos en sacar una espada para defendernos, y vayamos creándonos una imagen en la mente. Pensemos también que es mejor tener la espada a buen recaudo, en el centro del carro, que tenerla en el lado exterior, donde nos la podían quitar. Además, la podíamos dejar apoyada en el propio asiento sin miedo y usarla rápidamente en caso necesario. Por último, si estábamos situados a la derecha, lo normal era que nos atacasen por ese mismo lado y no por el lado contrario, donde estábamos más alejados, por tanto, el lado natural de defensa es el mismo con el que usamos el arma.
Así que ya tenemos dos de los tres elementos situados en manos diferentes. No las llevábamos en la misma mano puesto que, a la vez que nos defendíamos con la espada, podíamos usar las riendas para dar ordenes a los caballos y salir huyendo. Nos queda, por tanto, el último elemento que era usado, el látigo.

EL LÁTIGO: el látigo lo teníamos que manejar con la mano contraria a las riendas, ya que en circunstancias normales se usaban a la vez. Si ya hemos definido que las riendas las usábamos con la mano izquierda para tener libre la derecha y poder usar la espada con ella, no nos queda otra que usar el látigo con la misma mano que la espada. Además, el mismo látigo servia para los caballos o como elemento primero de defensa.

Carro-Romano

Hasta ahora hemos explicado en qué lado del carruaje nos situábamos pero eso no explica por donde debemos circular. ¿Acaso no podíamos sentarnos en el lado derecho y circular también por la derecha?. No. No era práctico puesto que si circulábamos por la derecha y nos situábamos en el carruaje en el mismo lugar, al azotar a los caballos con el látigo o la fusta, podíamos causar daño a los peatones que estaban de nuestro lado. Conclusión: cuando íbamos en carruaje, nos sentábamos a la derecha del mismo y circulábamos por la izquierda, exactamente igual que como lo hacen ahora mismo los británicos.

¿Cuándo y por qué cambió?. Algunos historiadores hablan de la llegada del automóvil y el desuso de las espadas para dar la explicación. Estos son los que no aceptan como real que ese cambio lo provocó Napoleón Bonaparte. Personalmente, soy de los que opinan que fue el emperador el que provocó este cambio ya que dicho cambio de produjo antes de la llegada del automóvil y se dio en los países de influencia napoleónica, mientras que países como Reino Unido, que no fue nunca conquistado por Bonaparte, no se produjo el cambio. Otro elemento que apoya esta teoría fue la naturaleza zurda de Napoleón y por último, el odio que profesaba el pequeño emperador hacia los ingleses.
Los que defienden la teoría de que el cambio se produjo con la llegada del automóvil, lo hacen desde la afirmación de que cambiar de marchas es más fácil con la mano diestra, pero si vamos a Londres, veremos que los conductores no tienen ningún problema en hacerlo con la izquierda. Por otra parte, aducen que, por ejemplo, tomar una rotonda es mas natural hacerlo en el sentido de las agujas del reloj pero, ¿desde cuando existen las rotondas?. Por último, añaden que, cuando los automóviles no tenían señalización por luces, era mas sencillo hacerlo con la mano izquierda y mantener el volante con la derecha. Personalmente, no veo que sea un argumento convincente excepto si hablamos de motocicletas, puesto que en ellas podemos señalizar con la izquierda mientras mantenemos el acelerador con la mano derecha pero tampoco es valido puesto que la motocicleta se inventa en el 1902 y aún en nuestros días, no es el vehículo más utilizado en la mayoría de lose países.

Mapa-mundial-de-conducción

Por poner una fecha y un país en concreto, en España se circula en todas las carreteras por la derecha sólo desde 1928, año en que se creó el Reglamento de circulación urbana e interurbana, en el que, en su capítulo II, establece la circulación por ese lado ya que hasta entonces cada ciudad circulaba por un lado, Barcelona por la derecha y Madrid por la izquierda. La ultima curiosidad se da en el Metro de Madrid, donde se dejó la circulación por la izquierda por el alto coste que suponía cambiarlo.

 

Europatours tiene varios tours que visitan Gran Bretaña. Elije uno y ¡empieza a viajar!

Bandera Británica            Londres            Londres de noche

JOYAS DE EUROPA                EUROPA COSMOPOLITA             EUROPA CLÁSICA

          10 días      desde 742,00 €             13 días     desde  1.169,00 €       15 días    desde   1.515,00 €